Tu lenguaje da forma a tu destino

Como el Aire-Oxígeno es imprescindible para que la vida se manifieste, el Aire-Pensamiento es indispensable para que nuestro Ser Superior se exprese. Nuestro espíritu utiliza a la mente como vínculo para evolucionar, construir vida y así adquirir conciencia. De hecho, todo cuanto ha sido creado en lo físico antes de convertirse en materia fue energía mental, es decir, una idea.


Esta breve descripción nos ayuda a comprender que al hablar damos aliento a nuestros deseos e intercambiamos energía con el Universo.


A través del lenguaje articulamos nuestras ideas, las cuales son declaraciones que comunicamos. En esta ocasión pongamos énfasis a nuestra forma de expresarnos, dado que tenemos el gran poder de la invocación, cuando comprendemos esto inicia mucha transformación en la vida, pero sobre todo lo que manifestará el destino.


Bien diría un proverbio hindú: "cuando hables procura que tus palabras sean mejores que el silencio".

Y es que es muy importante que tomemos esto en cuenta, dado que las palabras son energía y en muchas ocasiones las mujeres nos desgastamos en charlas completamente efímeras.


Antes de hablar pregúntate: ¿es verdad? ¿ayuda? ¿inspira? ¿es necesario decirlo? ¿es amable?

Porque una vez expresadas tus palabras puedes liberarte o condenarte. Y aquí llegamos al punto sobre los decretos, afirmaciones o creaciones. Son frases que utilizamos para expresar un deseo que tarde o temprano tomará forma.


En la física cuántica los decretos o afirmaciones impulsan la vibración de los átomos para atraer lo que queremos y se manifieste en algún plano. Equilibran el mal uso de la palabra hablada a través de la aplicación constructiva del verbo en acción, ayudan a la conciencia externa a localizar la atención en la solución de problemas para mantener el ritmo y la claridad en la expresión al pedir.


Cuando decretamos ponemos en acción leyes de manifestación que proveen nuestras necesidades. Hay que poner mucha atención en los patrones de pensamiento que tenemos porque esto hará que los resultados sean armónicos o caóticos.


Cada persona crea su destino, no es casualidad, es responsabilidad y aquí es donde los llamamos creaciones. Poner atención en las identificaciones internas de nuestro ser, éstas se van generando conforme a experiencias o programaciones adquiridas a lo largo de la vida.


Primeramente observa qué resonancia tienen esas frases en ti, por ejemplo, decir que queremos ser millonarias o atraer abundancia, pero en realidad en nuestra mente subconsciente yacen creencias familiares que programaron una mentalidad de pobreza y aunque nuestro deseo sea auténtico, si seguimos haciendo caso a esa mentalidad simplemente no se manifestará. Es importante sustituir las programaciones internas negativas por positivas para permitirnos estar en una misma sintonía para que fácilmente podamos fluir y obtener resultados.


Este tema adquirió más auge por la obra"El Secreto, La Ley de la Atracción", la cual afirma que te conviertes en lo que piensas. Definitivamente tiene gran verdad porque somos creadores y atraemos lo que queremos a nuestra vida a través de nuestros pensamientos. La ley de la atracción se activa tanto en positivo como en negativo, cómo estamos creando en nuestra realidad, o bien hay quienes dicen que no funciona debido a la ambivalencia previamente planteada sobre nuestras programaciones.


Somos seres creadores de nuestra realidad, en cualquier nivel y somos responsables de manifestar lo que vivimos día a día. No hay coincidencias, ni es el destino o karma, nosotros ponemos las circunstancias ya sea consciente o inconscientemente para crecernos.


Así que empecemos con algunos consejos que nos ayudarán a generar lo que sí queremos que se dé en nuestra vida.


Primer ejercicio


Elimina las quejas o justificaciones por una semana, si te quejas vuelves a empezar. Esto ayudará a que evitemos emitir energía negativa hacia nosotras, invalidándonos, porque como seres creadores generamos nuestras experiencias. Esto implica también dejar de culpar a otros por nuestra situación para tomar responsabilidad, mantener congruencia y enfocarnos en lo que sí queremos.


1. Todo empieza en tu boca. El lenguaje, las palabras crean nuestras circunstancias.

2. El hemisferio derecho es la mente subconsciente, toma las palabras para crear la idea con creencias y programas mentales.

3. El hemisferio izquierdo es la mente consciente en donde los pensamientos crean imágenes y sonidos con los programas mentales.

4. Los pensamientos generan sentimientos.

5. Los sentimientos crean la conducta.

6. Los hábitos son conductas repetidas.


Entre más vagas sean tus palabras así serán tus ideas, sé específica, tu cerebro recibe ordenes, tú le dictas a tu subconsciente. Recuerda que la vida es un eco de lo que te dices.


Segundo ejercicio


Anota tu área de conflicto, escribe como te expresas ante ello y cuando lo bajas de la mente al papel puedes obtener mucha información al respecto.


Reglas para que hagas tus decretos, afirmaciones o creaciones y que sean más efectivos:


a) Deben ser personales, pueden iniciar con YO SOY, el cual llama a la esencia de tu ser.

YO ESTOY es transitivo, es decir que es por un tiempo específico.

b) Hazlos en tiempo presente, evocando el aquí y ahora.

c) Siempre en positivo, expresa lo que sí quieres que pase.

d) Ser persistentes, repetir todos los días.

e) Utiliza palabras poderosas para generar resonancia y vibración.


DECRETO DE LA FELICIDAD


1.- YO no hablo, ni permito que se me hable nada contrario a la perfecta salud, la felicidad y la prosperidad.


2.- YO le hago sentir a todo ser viviente que lo considero valioso.


3.- YO le busco el lado bueno a todo lo que me ocurre, y a todo lo que veo ocurrir a otros.


4.- YO pienso en todo lo mejor. Espero todo lo mejor. Trabajo únicamente por lo mejor.


5.- YO siento igual entusiasmo por lo bueno que le ocurre a otro que por lo que me ocurre a mí.


6.- YO olvido mis errores del pasado y sigo adelante a mayores triunfos.


7.- YO llevo una expresión agradable en todo momento, y sonrío a todo ser que contacto.


8.- YO no tengo tiempo para criticar a los demás. ya que paso tanto tiempo mejorándome.


9.- YO me hago tan fuerte que nada puede perturbar la paz de mi mente.


10.- YO SOY demasiado grande para preocuparme. Demasiado noble para enfurecerme. Demasiado fuerte para temer. Demasiado feliz para permitir la presencia de algo negativo.


Aquí más decretos o creaciones para reprogramar creencias:



Cuéntame en comentarios, qué te pareció esta nueva forma de ver tu comunicación, me encantará saber si te ayudó este tema.


Gracias por leerme.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo