Buscar

¿Qué es la feminidad?

Cuando hablamos de feminidad creemos que está fuera de nosotras, algo que alcanzar o desarrollar, pero en realidad es nuestra esencia y la tenemos en todo momento. Nos distraemos en las actividades cotidianas y dejamos de lado nuestra conciencia femenina.

Una forma de sentir la feminidad es a través de los talentos con los cuales brillamos, como el canto, la danza, la lírica, la pintura entre otras artes. Las mujeres nos hemos dejado de expresar en la modernidad, nos hemos desconectado de nosotras mismas creando así un desequilibrio.


La energía femeninaes como una flor energética dentro de nosotras, sus raíces están en el chacra sexual que se ubica en el bajo vientre, el cual representa al elemento agua, la cual es vital para cultivar un jardín, pero sobre todo el amor y la atención que le ponemos para que crezca. 


El tallo simboliza la seguridad, se manifiesta con el chacra del plexo solar, el cual representa la acción y poder de concretar las ideas en realidades.


Y por último la corola, el símbolo de individualidad y belleza única que poseen las flores, refleja la energía de los chacras corazón y garganta, los cuales significan el amor y la creatividad, inherentes al género femenino.


Cuando digo que las mujeres somos flores es porque al igual que ellas tenemos una belleza singular, somos sutiles, inspiramos pero sobre todo cada una es especial, no se comparan ni se están preguntando como serían mejores especímenes.


Las flores no nacen para ser hermosas, simplemente son. La representación de su belleza es explícita al permitirse observarlas con una sensibilidad profunda.


Para las relaciones de pareja encontré este pensamiento:

Así con profundo cuidado y amor, cavará en torno de su raíz y poniendo todo su cariño y atención la llevará a su propio jardín donde en cada momento pueda tenerla cerca. Para quererla, apreciarla, dejarse cautivar por ella... amarla. Sin embargo nadie le pidió que cambie su color, su forma, su aroma. Ella nació para ser flor.

No es necesario cambiar o mostrarte en una forma distinta. Alégrate de haber nacido flor y profundamente siente el amor más sincero, el amor a ti misma, con ello tu jardín estará siempre radiante. 


Los hombres no pueden amar sin una mujer, por eso nos buscan, por las emociones que transmitimos. Ayudamos a inspirarlos y a conectarse consigo mismos. Los hombres son felices de ayudar a las mujeres, la energía femenina es interior y la masculina exterior, como la luna magnética y el sol brillante, los cuales se alternan con los misterios de la noche y la actividad del día.


En la actualidad las mujeres no damos la oportunidad a los hombres de dar, de protegernos; su naturaleza es ser héroes. Es una forma de ayudar a que su energía masculina se realice y nosotras podamos generar más energía femenina. Hemos despertado competencia en vez de amor en ellos. No les permitimos ser verdaderos, ellos están con una mujer a la que puedan cuidar.


Los bloqueos desarrollan en la mujer masculinidad haciéndola invisible, por vibración nos transformamos en hombres. Haber nacido mujer u hombre es para utilizar los talentos y dar a la humanidad mayores oportunidades de luz y conciencia.


El éxito que nos han impuesto ha traído soledad a muchas mujeres, eliminando el balance entre el ying y el yang. El liderazgo femenino armoniza sin competencia, creando un mundo mejor y en equilibrio. La mujer que dice que se ama y no se da un tiempo para sí misma está mintiendo, simplemente aparenta.


Podemos expresar nuestro poder a través de la unidad, sin separaciones, trabajando en conjunto. Abriéndonos a cosas nuevas y despertar lo mejor en nosotras. Se está recreando un nuevo camino de desarrollo de la conciencia femenina. Las mujeres no acabamos de comprender que somos muchísimo más que los roles que desempeñamos en la cotidianidad; cuando nos abrimos al conocimiento femenino la pasión despierta en consecuencia.


Se libera la energía bloqueada, como las amazonas o Cleopatra, a través de la flexibilidad, nos volvemos poderosas y magnéticas. Al despertar la verdadera fuerza femenina eliminamos las expectativas falsas de lo que es ser y sentirse mujer.


La vida te ama exactamente como eres, no necesitas comportarte como mujer porque ya lo eres, tener un amor propio sólido sin cumplir con nadie más que contigo misma. Si no lo haces tú, nadie lo hará por ti.