Lo que no sabías sobre el Dinero y la Espiritualidad

Cuando hablamos de dinero y espiritualidad podemos caer en una ficticia paradoja de cómo un ser espiritual va a tener dinero, como si fuera una incongruencia. 

Pensamos en personas espirituales nos imaginamos estereotipos como los maestros iluminados, yoguis, gente meditando, por mencionar algunos; podríamos pensar cómo seres sociales que todos los días vamos a un empleo a ganar dinero podemos ser espirituales.


En realidad ser espiritual es ser consciente, congruente, dar el valor a lo que realmente lo merece, estar despiertos a nuestra misión en esta vida y realizarla para acercarnos al plano divino; esto lo podemos observar en múltiples creencias. 


Este dilema radica porque nos enfrentamos a un programa instalado en las entrañas sociales y es la confusión entre humildad y pobreza, con la idea de que seremos más ricos cuando menos tengamos, comprendemos la riqueza desde el punto de vista material en la actualidad y en realidad el concepto real es el desapego.