top of page

Las emociones son el motor de tus intenciones

Hay momentos en que nos sentimos fuera de lugar o no sabemos que hacer ante las circunstancias que se nos presentan, inicia una sensación de frustración en la cual creemos que no cumpliremos los sueños que anhelamos.

Pero qué crees, estamos compuestas de estados de ánimo, los cuales tienen una extensa gama de imágenes, sonidos y sensaciones a los que podemos acceder en cualquier momento que lo gustemos.

Hemos aprendido a vivir con estados de ánimo negativos más que positivos, pero esto puede cambiar. Además sólo a base de errores es que probablemente hemos aprendido a expresar nuestras emociones. Aunque suene trillado tu eres la única persona capaz de dirigir lo que sientes. Ante cualquier situación que se presente en la vida, tu actitud es la que te dará fuerza para salir adelante.

La programación neurolingüística indica que tenemos creencias instaladas desde que comenzamos a tener conciencia, con cada experiencia establecemos un patrón formado de valores con los cuales tendemos a solucionar las cuestiones que se presentan a lo largo de nuestra existencia.

Una nueva alternativa para identificar estos patrones es buscar de dónde viene este tipo de información que procesamos al momento de reaccionar de alguna manera, de qué viene (cómo me siento, qué veo o qué escucho). Rescatar aquellas vivencias en las que has sido dichoso, amado, feliz o cualquier otro sentimiento positivo, así podrás identificar cada una de las reacciones que tiene tu cuerpo.

Por ejemplo, un niño que se ha sentido amado cuando su mamá le cantaba una canción de cuna, entonces, cuando crece y escucha esa canción inmediatamente el cerebro detona y evoca la sensación de aquellos momentos, tal vez el calor que sentía al lado de su madre o su olor.


Las emociones son patrones, las tenemos guardadas y cuando llega a haber una situación que desencadena alguna, seguidamente nuestro cuerpo comienza con las reacciones químicas, físicas y psicológicas que liberan la misma respuesta una y otra vez.

El cambio radica en fragmentar esta línea y hacer las cosas de manera diferente, qué es lo peor que puede pasar y cómo te vas a ver, oír y sentir una vez que logres eliminar este tipo de reacciones que te hacen sentir tan mal y en vez de eso buscas una alternativa en la cual te sientas bien.

La vida da sorpresas y una vez que te atreves a cambiar te das cuenta que las cosas mejoran una vez que modificas tu actitud.

Cómo hacerlo, la mejor manera es explotarte y salir de ti, qué puedes ofrecer a los demás y dejar de pensar sólo en tu desgracia.

Una técnica que funciona es que crees tu día, cómo es esto, visualizate en una pantalla de cine y busca una escena en la cual te has sentido exitoso, feliz, etc. No te claves en existencialismos, piensa cuando jugaste con tus amigos cuando eras niño o disfrutaste de alcanzar una meta que tanto ansiabas, tu tienes la experiencia. Ahora ponte esa sensación como si fuera una prenda de vestir y lleva ese sentimiento positivo puesto todo el día. Notarás como cambia tu estado de ánimo y la postura de los demás hacia ti. Una sonrisa no duele, te lo aseguro.

Pero una cosa, todo esto solamente se vale en positivo y no es lo que quieres evitar. Primero cree en ti para que los demás puedan hacerlo, sólo te tienes a ti y el único que vive contigo eres tu. Tal vez, y sólo tal vez a alguien le duela tu sufrir pero el único que realmente tiene el dolor o la solución eres tu.

Recuerda que cuando uno quiere las cosas se mueve por ellas, el universo espera ordenes claras y las emociones son el motor que llena las intenciones para que se vuelvan en realidad.

0 comentarios