Buscar

Cero excusas

En ocasiones damos justificaciones a lo que postergamos y nuestros sueños se desvanecen en el tiempo.

Ahora te quiero compartir como esas excusas y actitudes limitantes no han permitido que tengas los resultados que deseas. Los llamaremos vacas por la analogía de que no se mueven, se multiplican y son pesadas de mover.


Como bien dice un dicho "si vas a tirar barreras que sean las de tu mente". Dejar el autoengaño es el primer paso para no seguir donde creemos que nos conviene, la famosa zona de confort. La meta no es soportar lo que odiamos, sino descubrir y realizar lo que realmente amamos.


Toda idea que te debilita, te excuse o te incapacite es una vaca; no actuar por miedo. El enemigo de lo extraordinario es lo bueno, el conformismo es dejar de aceptar lo mejor de lo mejor, las vacas las alimentamos para permanecer donde estamos a pesar de que nos frustra, es no comprometerse en un 100% para tomar el control de las situaciones.


Disfrazamos a las vacas de frases comunes, sin embargo el lenguaje que usamos marca nuestra realidad; tomamos paradigmas culturales para argumentar la falta de acción y defender la pereza, haber si te suenan algunas:

  • Es mejor malo conocido que bueno por conocer...

  • Lo importante no es ganar o perder, sino competir...

  • Ojos que no ven, corazón que no siente...

  • Pobres pero honrados...

  • Perro viejo no aprende nuevos trucos...

Identificar el precio que pagamos al tener estas programaciones y cómo cada una abarca ideas erróneas que no nos permiten avanzar eliminando o ignorando nuevas oportunidades de mejorar en la vida. No usando el máximo potencial para el que fuimos creados.


Eliminar las excusas es tremendamente importante, ser conscientes de ello, el peor enemigo del éxito es la mediocridad. En muchas ocasiones utilizamos las peores circunstancias de otros para justificar las nuestras y conformarnos con nuestra situación.


Responsabilidad es nuestra habilidad de responder ante alguna situación que se nos presenta en la vida.


A veces ni siquiera notamos en qué no estamos tomando responsabilidad y es fácil exponer limitaciones. Acudimos a los suavizantes para no afrontar la verdad de lo que nos sucede. Hablamos de porqué no hacemos ni cumplimos lo que decimos culpando a otros de las circunstancias que atraemos y manifestamos en el diario vivir y hasta que no hay un resultado que de verdad nos duele, como puede ser una enfermedad, pobreza, deudas o depresión por mencionar algunos, es que queremos solucionar o aparecen los famosos hubiera.


Una parábola conocida es la de un maestro que pide a su discípulo que tire la única vaca de una familia muy pobre al barranco, este se desconcierta, pero hace caso. Al paso del tiempo regresan y se dan cuenta de que esa familia mejoró su estatus económico al tener que hacer algo diferente dado que ya no contaban con ese animal para sobrevivir.


Hay un proverbio ZEN que dice: "Camina o siéntate, pero no dudes"... Hacer lo que quieres, incluso al realizarlo inicialmente tendrás por lo menos 100 rechazos antes de pensar que no puedes, eso es realmente intentarlo.


Pesimistas VS Optimistas, la consecuencia lógica de una actitud ante las circunstancias que se presentan, no es lo que te pasa, sino con qué actitud lo tomas. Tanto la gente rica como la gente pobre tienen 24 horas, los realistas sienten la necesidad de cambiar, tienden a enfocarse más en los problemas que en las soluciones, las cargas emocionales ante esto son ineludibles.


La vida te presentará el éxito o el fracaso pero las vacas simplemente no te dejan mover. Es como una espina enterrada, cuánto tiene que doler para sacarla. Con ello puedes permanecer mediocridad o encontrar las razones para continuar hacia tu éxito.


EJERCICIO DE ACCIÓN CONSCIENTE


Es muy importante tener claridad en lo que anhelas para ti, un ejercicio que te recomiendo es el siguiente:


En una hoja de papel coloca una lista de lo que quieres, sin pensar en obstáculos ¡¡¡qué quieres!!!


En otra las causas por las cuales no lo has logrado, por ejemplo: falta de tiempo, falta de dinero, cansancio, etcétera. Ahora sí que dale nombre a todo el rebaño de vacas...


Identifica los hábitos que no te están permitiendo avanzar, ser menos productiva y eficaz, es una manera de darse cuenta del autosabotaje y a qué le das más importancia que a tus sueños, o ser franca contigo y aceptar que no lo quieres hacer realmente.


Compromete por lo menos tres acciones que cumplirás en el día a día, dando un poco de energía a lo que deseas alcanzar. Además determina los hábitos que eliminarás, es un esfuerzo constante, más vale paso que dure y no trote que canse, es un proceso de constancia.


La idea no es invalidar, sino avanzar, que poco a poco forges ese camino, no que te paralices, sino al contrario, se amable contigo, pero no dejes de moverte por cosas que están en tu control.


Recuerda: El Universo va a responder y apoyarte de acuerdo a la congruencia que tienes en tu sentir, pensar y actuar.


Deja de lado las vacas y toma acción hacia tus sueños, recuerda que pequeñas acciones generan grandes resultados.


Hasta la próxima.