¿Cómo generar una visión compartida en tu equipo de trabajo?

Hay personas que tienen una manera diferente de ver las cosas y cuando comparten sus ideas con otros les resultan atractivas, comenzando a llevarlas a cabo, toman así un rumbo en el cual colaboran a través de arquetipos para obtener beneficios mutuos.


Una visión compartida es cuando todas las personas tienen una imagen similar, les interesa que sea equitativa y no de nadie en particular.


Es decir, si logramos que nuestra visión personal se transforme en visión general y que no sólo la acepten sino la hagan suya, entonces verdaderamente será una visión compartida. Cuando se logra esto se genera un fuerte vínculo, esta conexión lleva de todos los integrantes del equipo, grupo o comunidad a obtener mejores resultados. Algo así como que la unión hace la fuerza.


Este interés común es una fuerza interior en cada persona que engendra poder e inspira a una idea primeramente individual se convierta en una general.

Esta visión se genera de lo que realmente se quiere crear, la dirección que quieren tomar. La visión compartida es el primer paso para que la gente comience a trabajar en conjunto, alienta a la innovación a pesar de los riesgos que esta implica.

Las visiones compartidas surgen de visiones personales que se saben, así es como se energizan y alientan el compromiso. Hay organizaciones que alientan a sus integrantes a tener visiones personales para poder generar cambios y llegar a las visiones compartidas.


También podemos observar que dentro de las organizaciones hay diversidad de talentos, los cuales tienen convergencia al momento de interactuar dentro de sus sistemas. Cada integrante puede generar nuevas ideas, las cuales pueden ofrecer innovadoras alternativas de hacer las cosas. Sin embargo, todo esto sería imposible sin una visión compartida. La fluidez de diferentes pensamientos que se integran para ir en una misma dirección.


Dentro de la organización cada área tiene una función específica que da un valor agregado a los productos o servicios que se realizan. Esta interacción entre áreas logra evidenciar la manera de conformarse y marcar un rumbo común.

Un comparación a este concepto es la televisión, en el pasado, la imagen se conformaba de 525 líneas que recorría un haz de luz. Este haz es la energía que marcha rápidamente por cada punto y hace un barrido para conformar la imagen.


Esa imagen tiene diferentes dimensiones, matices, colores, texturas y más, si la miramos muy de cerca simplemente no podremos identificar de que se trata, pero cuando tomamos perspectiva y la observamos a una distancia relativa podremos identificarla en su totalidad y ver con claridad lo que nos quieren mostrar.

Es el liderazgo y la convicción de cada individuo el que genera que grandes cambios se den a partir de dicho postulado. Y para esto tenemos muchos personajes en la historia que han demostrado como funciona este concepto.


Las siguientes recomendaciones pueden inspirar el desarrollo de la Visión Compartida, aunque no existe una receta como tal:


1. Comprensión de la importante acción que se produce a partir del trabajo realizado.

2. Comparta el poder de generar pasión que conlleva esa acción.

3. Permita la participación de las personas en la generación de la Visión, más allá de un punto de vista, es la Visión de todos los que comparten y puedan ser incorporados.

4. Comunique la Visión Compartida, no es para reservarla en una gaveta.

5. Respete la posición personal. Cada persona tiene su propia visión de la vida. Será su identificación con la Visión Compartida lo que lo integrará.

6. Comparta su posición. El líder debe estar dispuesto a compartir, al fin y al cabo es un líder, no un jefe.

7. Solicite el apoyo. Las obras que persisten, se construyen con base en el apoyo, no con mandatos unilaterales, las posibilidades de accionarla se amplían al estar abierto a los aportes que permitan conformar un trabajo en pos de la Visión.

8. Mantenga la observación continua sobre la gente, recuerde siempre habrá quien apenas cumple, los que cumplen y los que Comparten la Visión. Los últimos son seguidores, pero los dos primeros no son enemigos, requieren de ser incorporados.


Todo el tiempo es importante comunicar hacia donde vamos, porque así las personas se alinean a los objetivos, aportando también su valor.


¿Tú que opinas? ¿Cómo compartes tu visión?


Hasta la próxima.

Fuente: La quinta disciplina de Meter Senge.

Publicación para Gestiopolis.com

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo