2 formas de expresar tu energía femenina

Las mujeres no sabemos que tan fuertes somos o cuánta fortaleza tendremos hasta que la vida pone las situaciones enfrente.

Ser fuerte, es físico, la fortaleza se desarrolla. Un ejemplo, una mujer que no es fuerte físicamente no puede dar vida ni puede abordar la maternidad sin fortaleza. Ambas cualidades yacen en nosotras, al igual que en los hombres, lo importante radica en no perder de vista la esencia y como agentes de cambio no necesitamos diferenciarnos entre nosotras, tampoco podemos descuidar a otras mujeres que han hecho lo necesario por vivir o sobrevivir de acuerdo a sus acontecimientos.


Somos dualidad, sabernos en ambos polos, amar ambas partes de nosotras, la luz y la oscuridad.


Dejar de educarnos para la vulnerabilidad, somos equilibrio, en nosotras vibra la energía femenina y masculina al igual que en los hombres; no podemos encasillarnos en el género, sino en la oportunidad que tenemos como seres de trascender y seguir el plan amoroso para el que fuimos creados. Lo importante es construir un destino armónico y eso se logra evitando juicios, razonando ser fuerte y la fortaleza son perfectas generando balance.


Nadie puede juzgar qué tipo de mujeres eres, cada quien vive de acuerdo a sus propias circunstancias.